Logohombre

por Pablo on marzo 24, 2011

No sé con claridad si esto que os voy a contar lo he leído o me lo he inventado (aunque creo más en la segunda opción, para este caso es indistinto) pero un día he pensado que las marcas deberían actuar como seres humanos. Al fin y al cabo, ambos nacen, crecen, envejecen y mueren. ¿no?

Como siempre un ejercicio muy rápido: pensad en una marca, la que queráis (o la que más rabia os de, aunque siendo publicistas -algunos- supongo que esta frase no es muy acertada). Ahora pensad en el día que esa marca ha sido concebida. Toda marca nace de la unión de dos: “Cliente” y “Agencia” (no siempre como fruto del amor).

La marca nace y durante los primeros meses todo es experimentación e incertidumbre, descubre el entorno que le rodea y comienza a hacer los primeros intentos por comunicarse con los demás, de hacerse entender. Durante los primeros años intenta atraer toda la atención posible, quieren ser el “centro del Universo”. Grita y berrea sin descanso hasta llegar a fastidiar a quienes le rodean convirtiéndose en un auténtico calvario. Sus progenitores tienen que estar muy atentos a lo que rompe y sobretodo, limpiando sus “cagadas”.

Poco a poco, comienza a dar sus primeros pasos con suma torpeza, dice sus primeras palabras que casi siempre deriban de sus creadores o progenitores. Comienza su educación y su convivencia con el entorno y con los demás. Se relaciona con otros y comienza a descubrir el mundo que le rodea. Comienza su vida en sociedad.

Aprende a no interrumpir o parecerás un maleducado. No discutas con los adultos y aprende de ellos. No grites o perderás la razón. Cuida las formas y no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti. No se pega ni se utiliza nunca la violencia. No seas tan egocéntrico o no querrán hablar contigo. Si quieres algo primero tienes que aprender a dar. La envidia es muy mala. Iba a preguntar aquí cuál de estos aprendizajes básicos cumplen las marcas, pero creo más acertado preguntar ¿hay alguna marca que haya aprendido alguno?

Realmente creo que si las marcas fueran seres humanos (aunque no todos los seres humanos me valen como generalidad ya que hay algunos que son unos auténticos imbéciles) les iría mejor ¿Por qué le decimos a un niño que no interrumpa cuando estamos hablando, y sin embargo, contratamos una cortinilla entre noticias del MARCA? ¿no es lo mismo?

¿Qué pasa con la educación de las marcas? al fin y al cabo estamos siempre hablando de la convivencia en sociedad. A todos nosotros nos ha pasado tener a un amigo que no sabe más que hablar de si mismo, de lo bueno que es, del coche que se ha comprado, del sueldo que cobra y (en este caso siempre es mentira) de la mujer con la que hace el amor. Nos resulta insoportable ¿no? Con las marcas pasa lo mismo. “Hola soy Endesa, una empresa inmensa, más de 18.000.000 de empleados, miles de países (no existen tantos países, pero no importa ellos están), tengo miles de millones de euros en inversiones en la Bolsa, etc” ¿te interesa? no, y me resultas insoportablemente egocéntrico. ¡Ojo! no lo digo por Endesa por nada en particular, más que nada me venía bien como ejemplo de los millones de euros en Bolsa.

Si las marcas quieren convivir en sociedad con nosotros tienen que aprender a comportarse, tienen que aprender modals, y no me refiero únicamente a los “anuncios intrusivos”, me refiero a comprender cómo se desenvuelve el propio ser humano y actuar de la misma forma, respetarnos. Las personas no se gritan, conversan ¿no? (hombre, hay quien grita pero es un imbécil) pues apuntadlo y ejercedlo, las marcas tienen que conversar. ¿Qué pasa cuando tenemos un amigo que no nos deja hablar y que cada vez que quedamos con él es simplemente para oírle su monólogo? que no volemos a quedar porque es un imbécil (y sí, perodonadme pero hoy me ha gustado la palabra imbécil). Pues eso, las marcas no deberían hacer lo mismo.

Las marcas deberían actuar como seres humanos más que nada porque desde hace un tiempo están queriendo ser mis amigos en Facebook, están queriendo hablar conmigo y yo no sé hablar más que con personas (alguna vez con mi perro). Pensad en la sensación que experimentamos cada vez que llamamos a cualquier compañía y nos coge el teléfono el famoso robot: “Se ha usted comunicado con el Centro de Atención al cliente de Telefónica, si desea contratar un teléfono diga teléfono, si usted me odia diga que me odia y si quiere suicidarse diga que suene Camela”, la sensación es desoladora. Lo mismo pasa si las marcas hacen un acercamiento a mí y me acaban hablando como robots: Rechazo. Que sí, que estás fichando Comunitys Managers y me parece genial, pero al final no tiene que ser simplemente una decisión basada en que como es lo que habéis leído en el Anuncios de este mes, pues ya fichamos a uno, tenéis que comprender verdaderamente la función y necesidad de hacerlo. La filosofía de la compañía tiene que cambiar y comenzar a funcionar en virtud de una nueva sociedad en la que queréis participar como miembros activos, vivos y participantes, no como los seres inertes a los que estábais acostumbrados.

Planteaos que las marcas tenéis que ser como las personas, que las redes son sociales y que las comunicaciones son conversaciones, seguro que así nos entendemos mejor.

2 comentarios

WoW…. Pedazo de psot…. no te haces una idea la de veces que he tenido yo esta conversación con clientes mientras directores de marketing de 50 años me miraban con cara de “este payaso que tiene la misma pinta que mi hijo que cojones nos está contando?? Donde está el banner en el ABC?? y el logo?? Entonces si lanzamos nuestro nuevo aparato en facebook, que tenemos 50.000 fans cuantos nos lo compran??”

La otra cara de la moneda: Que el cambio es inminente y esto nadie lo para… Ya lo sufrió la música, el cine, la cultura en general (que es la publicidad al fin y al cabo si no cultura) y ahora le toca a la publicidad…. O adaptas tu modelo de negocio a la realidad, a la nueva realidad o te quedas fuera del juego ;)

Abrazoooo y gracias por estas joyas ;)

by javier piriz on 24/03/2011 at 05:50. #

Totalmente de acuerdo. Algo tan sencillo de entender y parece que todavía cuesta.

Aún veo muchos perfiles de facebook con un lenguaje super promocional, dando la chapa con las cualidades de su producto. ¿No se dan cuenta que con un simple click puedes hacer desaparecer su publicidad de tu muro?

Internet no es TV, la publicidad que funciona es la que vas a buscar, no la que te imponen. Así no caes bien.

Muchas utilizan las promociones como moneda de cambio para ser escuchadas pero, una vez finalizadas, ¿qué nos ofrecen para que nos siga interesando escucharlas?

by Jaume on 24/03/2011 at 16:15. #

Deja tu comentario... gracias!

Required.

Required. Not published.

If you have one.