Confesiones de un Creativo

por Pablo on abril 23, 2013

Photo of Buddy Holly

“Zapatillas, camiseta con dibujos infantiles o inscripciones estridentes, de apariencia desalineado, cuanto más desequilibrado parezca mejor”. Con esta descripción nadie contrataría a un Abogado para que le defendiera en un juicio del que dependa su ingreso en prisión, pero sí (al parecer) las labores al Creativo.

Yo soy uno más (ojo), no os creáis que me visto de chaqueta, más bien lo contrario, mi apariencia deja bastante que desear en parte por genética y otra por deformación profesional. Pero no es un tema estético, obviamente creo que no se debería juzgar a un profesional por su vestimenta, claro que no, pero permitidme que os diga una cosa: ¿algún día nos vamos a tomar en serio nuestra profesión? Porque creo que todo esto viene de más atrás, de una confesión que aún no hemos hecho.

Look del Creativo

El otro día un grupo de estudiantes me miró horrorizado cuando definí la profesión del Creativo como “un trabajo de oficina”, parecía que hubiera enumerado todos los Nº5 del Real Murcia de los últimos 45 años, de mayor a menor ordenados por estatura, y así y todo, si lo hubiera hecho, jamás hubieran puesto esa cara. Pero dejadme que os haga una pregunta ¿vosotros no os pasáis más de 12 horas diarias metidos en una oficina? Y no me digáis que todo el trabajo que hacéis en esas 12 horas es brillante, inspirador, ganador, ilusionista… creativo. Porque si es así, esto sería como el PP, que parece que nadie le votó, pero cada tienda de MoviStar está llena de cartelitos que me imagino que alguien diseñó y alguien escribió.

Sí, con los alumnos, luego vino la condolencia: “curro” de oficina pero en un entorno muy relajado, podéis ir en zapatillas, llevaros al perro, etc. Pero la verdad es que el trabajo es de oficina. Y sé que muchos de vosotros seguís manteniendo la ilusión, y es lo bueno, pero es igual que un chófer de autobús que sueña con algún día llegar antes de tiempo a cumplir la ruta. Y no con esto quiero desmerecer el trabajo del Creativo, más bien lo contrario, pero quería reflexionar para poner las cosas en su lugar con claridad, porque si nosotros mismos nos engañamos, engañamos a los demás y si no respetamos nuestro trabajo y lo valoramos tal y como es, los demás nunca lo harán.

Yo disfruto mucho, muchísimo de mi trabajo, me ilusiona, me entusiasma y me hace levantarme (aún, tras 17 años) todos los días de la cama con ganas de enfrentarme a un reto y tontamente aún me siento creativo, ingenioso, pero empiezo a necesitar un poco más de seriedad y perspectiva, ¿formalismo? Suena fatal, pero ahí algo hay.

Tengo esa fea sensación de que nuestra profesión no se toma en serio, y probablemente porque nosotros mismos somos los primeros en intentar parecer cualquier cosa menos profesionales serios, tal vez sea eso. Y repito a mí las apariencias me dan igual, pero tal vez sea por la forma en la que hablamos de nuestro trabajo como si fuéramos artistas incomprendidos, o bien, porque cada ocasión en la que nos juntamos todo es una fiesta y nada es en serio, todo es risas y show, nada es construcción y diálogo ¿No os habéis fijado nunca que en nuestro entorno jamás hay un punto de vista contrapuesto? Es decir, “mira he hecho esta campaña ¿mola no?” pues no. Jamás lo escuché, no se dijo jamás.

Al final siento que todo lo que nos rodea es superfluo y es una gran parodia. El curro mola, o no mola. Y la carpeta es buena o no, las agencias son creativas o “más de Cuentas”, y los clientes (esos nunca saben nada). Nosotros nos juntamos y organizamos un musical como si fuera un gran chiste al ritmo de una partitura, porque somos Creativos y Publicistas y en esas ocasiones no tenemos que hablar en serio, tenemos que demostrar nuestra locura transitoria, o bien, ver el caso de otros, ver su trabajo y no valorarlo, simplemente mirarlo y aplaudir (porque es costumbre hacerlo así).

“Mira que simpático el Creativo” es como la atracción de la feria, que vida tan atormentada lleva, es como un loco en potencia, nunca tiene nada serio que decir, y tal vez sea por eso que ya la gente (clientes, anunciantes, medios, colegas, etc) no espera que nada serio vaya a decir. A contar la idea “loca” y a escribir los cartelitos de MoviStar.

Será que mi carrera ha sido siempre muy mala y mi trabajo muy mediocre, pero siento que detrás de todo esto hay alguna confesión que aún no hemos hecho.

Un comentario

Totalmente de acuerdo contigo, felicidades por escribir lo que piensas y por dejar que otros lo lean.

by Cristina Perezchica on 13/01/2014 at 22:19. #

Deja tu comentario... gracias!

Required.

Required. Not published.

If you have one.